Mare d`amore

Mihail Mordásov/TASS

Un restaurante de verano de mar, de los que muestran en cine sobre la vida bella: muebles de paja, cortinas ligeras, camareros vestidos de marineros, terraza en el techo, un faro falso pero muy bonito. Ofrecen una comida sabrosa, las porciones son grandes, el menú tiene abundancia de platos de mariscos y de pescado, incluso del mar Negro: lenguado, salmonete, zargana, mejillones, ostras del Mar negro y mucho más.  

Hay que pagar por la belleza y la atmósfera, ya que los precios en «Mare d´amore» son elevados. En el menú se puede encontrar gambas a la española, ostras del mar Negro, pescado plano a la plancha. Aquí aconsejan acompañar el pescado con la cerveza belga que es de gran demanda en «Mare d´amore».  

Los niños se sienten de maravilla aquí, aún si no les entretienen especialmente: el faro, la punta del barco de madera con el  timón, papas fritas ricas y el mar a dos pasos de los escalones del restaurante.