Monumento a los combatientes de la Décima división del ejército del Comité Nacional de Asuntos Interiores (NKVD) y a los milicianos de Stalingrado

Sergei Grigorenko/Welcome2018.com

El 1 de febrero del año 1942 en Stalingrado, bajo el mando de Alexandr Saraev se formó la Décima división de fusileros de las tropas del Comité Nacional de Asuntos Interiores, integrada por guarda fronteros de Stalingrado, Sverdlovsk, Novosibirsk e Irkutsk. En agosto del año 1942, cuando los agresores alemanes lograron abrirse paso hacia el Volga, al norte de Stalingrado, la defensa de la ciudad junto con los milicianos, fue encargada a la comandancia de Stalingrado, formada principalmente por grupos de la Décima división de las tropas del Comité Nacional de Asuntos Interiores (NKVD). La división mantenía la defensa en un tramo de 50 km, en los accesos occidentales de la ciudad. Los combatientes de la división también lucharon en el jardín  Komsomolsk, en la zona Mamayev Kurgan, en la zona de la fábrica de tractores, en la estación experimental en las proximidades del terraplén histórico. A costa de increíbles esfuerzos, la Décima división de las tropas del comité Nacional de Asuntos Interiores (NKVD) cumplió la tarea del comando. Por decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, el 2 de diciembre de 1942, por su valentía y  heroísmo, esta división fue condecorada con la Orden de Lenin. 20 combatientes de la división fueron honrados con el título de Héroe de la Unión Soviética,  cinco recibieron el título de caballeros de la orden de la Gloria de tres categorìas, cientos recibieron condecoraciónes. Después de la victoria de la batalla de Stalingrado, los combatientes-chequistas  de la Décima división de las tropas NKVD, lucharon en el Arco de Kursk, al impulsar el paso de las tropas por el río Vìstula y en las batallas por Breslavl.

La hazaña de la división fue eternizada en el monumento, hecho según el proyecto del pintor-arquitecto de Stalingrado Feofilakt Koimshidi, por los escultores de Leningrado Gregori Kosov y Vasili Stamov y el pintor nacional de la URSS Mijail  Anikushin. El monumento representa la figura severa de un combatiente, vestido con abrigo y con la espada levantada, parado sobre una enorme torre de pilón. La escultura de 5,8 metros de altura fue elaborada de bronce y fundida  en la fábrica de Leningrado “Monumentsulptura”. Toda la composición  tiene más de 22 metros de altura. Al costado de la torre - una medalla “Por la defensa de Stalingrado”, símbolos del Ministerio de seguridad del estado (MGB) y Ministerio de Asuntos interiores (MVD), así como una losa de mármol rojo con la grabación: “A los chequistas, oficiales de contraespionaje del frente de Stalingrado, a los soldados y oficiales de la 10-ma división de las tropas NKVD, a los milicianos, caìdos defendiendo la ciudad de los agresores alemanes-fascistas  agosto del año 1942 –  febrero del año 1943”. El monumento esta rodeado por un parque, situado en la Plaza de los chequistas.. Cerca de aquí, en la orilla del río Zariza, se encontraban los blindajes de de la sede de la Décima división de las tropas del Comité Nacional de Asuntos Interiores (NKVD). La inauguración del monumento se celebró el 28 de diciembre del año 1947. Durante mucho tiempo era el único monumento a los combatientes-chequistas de la URSS. En la ciudad existe la calle de la 10-ma división de la Comisaría Nacional de Asuntos Interiores (NKVD).