El lugar de la lluvia de meteoritos (aldea Tsarev)

Sergei Grigorenko/Welcome2018.com

En diciembre de 1922, cerca de la aldea de Tsarev, se produjo la lluvia de meteoritos más grande de toda la historia en Rusia. Durante este fenómeno en numerosas localidades de la zona Leninski, en la región de Volgogrado, se presenciaron los rastros atmosféricos de una lluvia de meteoritos ("un dragón volador en el cielo"). Las historias sobre esta lluvia recorrían todo el país y el fenómeno fue interpretado como un algo místico.  Sin embargo, a pesar de la creciente atención pública e incluso del anuncio de la Academia de Ciencias sobre la recompensa especial para el que encuentrara el lugar de la caída de los aerolitos, no se encontró. Se encontraron meteoritos solo al cabo de unas decenas de años en 1968. La masa total de los fragmentos, que pudieron recoger a lo largo de 15 kilómetros cuadrados, ascendió a 1.225 kg. El mayor fragmento pesó 284 kg (ahora está en Moscú).

De vez en cuando se puede observar las lluvias estelares, las estrellas de agosto en las estepas del Volga al aire libre y limpio son una gozada.