El monumento de los habitantes pacíficos de Stalingrado

Aleksander Zelikov/TASS

Para los habitantes de la ciudad el 23 de agosto es la fecha trágica, especial. Precisamente en este día, en 1942 en las 16 horas y 18 minutos de tiempo de Moscú, Stalingrado, por orden de plana mayor hitleriana fue el objeto de ataque indiscriminado por aviación de luftwaffe. Por las horas contadas la ciudad del sol y pacífica, de la que no tuvo tiempo para llevar los habitantes, fue convertido en ruinas y lugar del incendio. Intensamente se bombardeaban toda la semana. Durante ese tiempo a Stalingrado arrojaron más de 12 mil bombas, cayeron más de 40 mil habitantes pacíficos, más de 50 mil personas recibieron las heridas, más de ochenta por ciento (80 % ) de las casas fueron destruidas. Los 200 días y noches duraba la batalla de Stalingrado. La población civil se quedaba en la ciudad durante todo ese tiempo – traspaso a través de Volga continuamente tiroteaba la aviación fascista. Las mujeres, los viejos y los niños sobrevivientes de los bombardeos estaban en los edificios encendidos al primer borde de batallas, albergaban en las chabolas y los sótanos conservados. Con eso la gente no dejaba de trabajar – tanques, que producía y reparaba la fábrica de los Tractores, lanzaban a la batalla a la vez.

El 9 de mayo de 1995, en honor del 50 aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria, no lejos del cruce de las calles Komsomolskaia y Mariscal Chuikova se inauguraron el monumento a los habitantes pacíficos de Stalingrado caídos por los bombardeo de la aviación hitleriana. Un alto pedestal, la parte superior de la cual está cumplida en forma de bomba cubierta la ciudad, y bajo ella son las siluetas de mujeres, niños, veijos y inscripción: "A la población civil caído durante la batalla de Stalingrado". Los autores del monumento son el escultor Nadezhda Pavlovskaia y el arquitecto Valentín Kalinichenko.