Tercera torreta

Alexander Zélikov/TASS

La tercera torreta se encuentra cerca a la casa de Pavlov, en el parque de la calle Naumov. De pie junto a ella, mirando en dirección a esta legendaria casa y al molino de Gergardt, destruido por proyectiles, se puede valorar, que tan cerca estuvieron las tropas alemanas del Volga. Y cual fue la tensión de la batalla de Stalingrado, si este pedazo de tierra no lograron pasar, a pesar de dos meses de intensivo ataque. La casa de Pavlov - es un lugar excepcional, hasta para  el tiempo de Stalingrado en guerra. 58 días este edificio fue el frente delantero de defensa, soportando constantes ataques al dia.

La casa de Pavlov recibió su nombre histórico, gracias a que, desde el principio esta subdivisión fue dirigida por el sargento Jacob Pavlov, quien mantuvo aquí la defensa. Él a la cabeza del grupo de cuatro soldados ocupó esta posición en septiembre del año 1942. Y aunque después, el comando pasó al teniente Ivan Afanasiev, la casa se quedó con el primer nombre. Las tropas alemanas se encontraban cruzando la calle, que cumplía el papel de puesto avanzado.  La guarnición de defensa de la heroica «fortaleza», según diversas fuentes, constaba de 24-31 personas. Los soldados excavaron varios túneles subterráneos que llevaban a diferentes lugares de batalla, fuera de la casa de Pavlov.  Sorprendente, pero todos los días de defensa, en el sótano vivieron los civiles que no pudieron evacuarse. Sorprende mas aún, que todos quedaron se salvaron.   Después de la guerra, el edificio fue el primero en la ciudad, en ser restaurado y hoy sigue sirviendo en calidad de vivienda.

Inmediatamente, detras de la casa de Pavlov, se estableció el molino de Gergardt, que fue el punto de comando soviético. Las ruinas del molino han sido conservadas como monumento.